fbpx
Blog

trabajo

Viewing posts tagged trabajo

El multitasking es un mito

Todos caemos en la trampa, es sólo cuestión de contar cuántas pestañas tiene abiertas nuestro navegador en este momento y reflexionar. (¡En mi caso son muchas!)

Es que con la velocidad a la que crecen nuestras listas de tareas, es tentador pensar en juntar varias y hacerlas a la vez. Pero la realidad es otra: el cerebro no está diseñado para trabajar en dos o más cosas al mismo tiempo.

Cuando pensamos que hacemos multitasking, en realidad estamos saltando de una tarea a otra rápidamente, y eso tiene un costo, tanto cognitivo como de rendimiento.

Cada tarea necesita una mentalidad particular; cambiar constantemente no nos permite alcanzar ese estado ideal. Cuando alternamos funciones somos más propensos a cometer errores, especialmente en aquellas que necesitan pensamiento crítico. Más aún, puede producir agotamiento emocional y mental, aumentando el stress y reduciendo funciones como la memoria a corto plazo y la capacidad de observación.

Al hablar de multitasking, en realidad estamos hablando de otra cosa: el arte de prestar atención, la habilidad de enfocarnos en una cosa y, más aún, de discernir qué objetos son merecedores de nuestro foco. Muchos de aquellos que obtuvieron grandes logros en sus vidas dan el crédito de su éxito a su capacidad de foco. Isaac Newton, por ejemplo, dijo que su genio tenía más que ver con la atención paciente que con cualquier otro talento.

Sin importar cuál es el rubro, la parte más difícil de conquistar en el camino al éxito no es la mecánica del negocio. Lo que hace la diferencia es el foco: si algo merece ser hecho, merece ser hecho bien, con la atención plena y las habilidades canalizadas en esa tarea, en ese momento.

Sin embargo, hoy en día nuestra capacidad de concentrarnos está muy poco entrenada. Necesitamos libros y cursos para enseñarnos a evitar las distracciones, ¡y hasta necesitamos que los dispositivos electrónicos nos ayuden a superar el déficit de atención que ellos mismos generan!

Todos tenemos una cantidad limitada de atención disponible, y al hacer tareas en paralelo se divide. La tarea que estamos realizando es la que se lleva una porción mayor de la torta. No queda mucho para otras cosas, con la excepción de actividades automáticas como caminar o masticar chicle.

Si hacemos algo en piloto automático, como por ejemplo lavar la ropa, entonces sí tiene sentido leer un libro al mismo tiempo. Pero intentar hacer dos tareas demandantes a la vez, aunque sean simples, termina siendo contraproducente. Pasar de una tarea a otra en realidad reduce la productividad: gastamos energía en el proceso y no entramos en el estado de conciencia ideal para alcanzar los resultados que esperamos.

Las redes sociales están promoviendo un condicionamiento: cuando chequeamos nuestro email, o facebook, cada tanto recibimos algo útil o valioso, o gracioso. Pero esto sucede en forma aleatoria. En psicología eso se llama refuerzo aleatorio, y es suficiente para reforzar un hábito. Este tipo de hábitos aleatorios son muy dificiles de corregir.

¿Cuál es la moraleja? Multitasking no es una habilidad para agregar al curriculum, sino un hábito a mejorar. Apagar las notificaciones del celular, chequear el mail a la mañana y al mediodía, dejar diez minutos a la tarde para Twitter. Pasar del multitasking al singletasking y hacerlo con orgullo.

5 consejos para afrontar nuevos proyectos

Todos tenemos proyectos personales. Algunos los hacemos coincidir con nuestra vida profesional. Otros prefieren mantenerlos aparte. En cualquier caso, es bueno que esas iniciativas estén presentes, porque nos resultan vitales para evolucionar, estimulan la creatividad y permiten reafirmar nuestra capacidad de realización.

Estos emprendimientos pueden o no estar asociados a algún tipo de rédito. Por ejemplo, realizar una acción solidaria o tomar clases de danza no necesariamente rendirán beneficios, a menos que nos propongamos hacerlo de forma profesional. Estudiar una nueva carrera o un idioma diferente puede ser considerado una inversión, ya que a medio plazo nos permitirá acceder a un mejor horizonte de trabajo. Un proyecto laboral independiente demandará mucho en sus inicios, pero con el tiempo esperamos verlo asociado a una retribución económica acorde.

Merecen una mención aparte aquellas iniciativas que comienzan pura y exclusivamente por placer. Son ideales para crecer, y suelen estar asociadas a la creatividad que, a veces, no podemos ejercitar en otros ámbitos de la vida.

Para explicar mejor cómo un mismo proyecto puede pasar por diferentes etapas, pongo un ejemplo que me incluye: un día llegué al Método DeRose para aprender herramientas para mejorar mi calidad de vida. Comencé practicándolo por placer, luego decidí estudiarlo, para después enseñarlo. Hoy es mi profesión, con la que, además, cumplí una antigua aspiración: trabajar en forma independiente. Por supuesto, el placer sigue tan presente como el primer día, y eso es fundamental para cualquier persona que inicie algo con la expectativa de sostenerlo a largo plazo.

Muchas veces no somos capaces de enfrentar nuestros deseos más íntimos por miedo a fracasar. Les ponemos el nombre de “sueños” y los consideramos irrealizables. En cualquier caso, es una buena idea desafiarnos de vez en cuando a salir de los lugares de confort, ya sea para decidir cuál es nuestro nuevo objetivo o para pasar a la acción, concretándolo.

5 pautas para elegir un nuevo proyecto

Si su próxima meta está muy clara, tal vez no necesite estos tips. De lo contrario, espero que puedan ayudarlo a organizarse.

  1. Revise sus anotaciones antiguas: recorra viejas agendas o anotadores, buscando ideas o proyectos que hayan surgido hace algún tiempo y no hayan sido concretados.

  2. Haga una lista de entre 7 y 10 cosas que quiera aprender, realizar o conseguir.

  3. Valorice el costo de cada objetivo: agregue a esa lista dos columnas, una que indique la inversión necesaria para iniciar y/o concretar el proyecto y otra con el tiempo que insumirá.

  4. Decida si quiere que su proyecto sea rentable o si se trata de un hobby: anote en su lista anterior, al lado de cada ítem, si es posible obtener rédito económico de él o sólo lo va a encarar como un desafío personal, para aprender algo nuevo,  desarrollar alguna nueva habilidad o sólo por placer.

  5. Priorice: con las cosas más claras, habiendo cuantificado los recursos que le insumirá cada uno de sus objetivos, priorícelos según sus posibilidades y ganas.

Por último, después de elegido su nuevo proyecto, no deje de trabajar en él con constancia y disciplina. Estos valores agregados nos van a permitir concluir lo que empezamos. Disfrute de su elección manteniendo la creatividad y la concentración.

Cada una de las metas que nos proponemos refuerza la certeza de que somos capaces de iniciar cosas nuevas. Es una buena manera de tonificar nuestra autoestima.

De feriados, vacaciones y otros días especiales

Me gusta trabajar. Sí, así como suena. Lo disfruto tanto que siento que la acepción tradicional del término trabajo no se aplica a lo que hago. Muchas veces me descubrí pensando en una palabra que defina lo que siento por mi profesión: una que no incluya los conceptos de sacrificio, disgusto o “sudor de tu frente”. Amo apasionadamente cada faceta del Método que elegí para vivir y enseñar.

Me gusta mi profesión por muchas cosas. Una de ellas que es que encuentro la manera de que ningún día sea igual al otro. Mi cotidianeidad incluye una rutina placentera de hábitos y técnicas que en general llevo a cabo a primera hora de la mañana. Y después, cada día es una sorpresa. Eso es lo mejor de todo.

A veces, el calendario indica que el día es feriado. ¡Casi se me pasa…, no lo estoy esperando especialmente! Decido entonces que ese día especial lo voy a utilizar para cosas diferentes (escribir, visitar amigos, más tiempo dedicado a leer…). Ya les dije: mi trabajo no merece ser llamado así, tiene mucho de placer.

¿Y cuando llegan las vacaciones? Es difícil pensar en quince días sin hacer nada. Yo no soy así. Siento que cada uno de esos días diferentes es una oportunidad de descubrir nuevos horizontes que, sin duda, enriquecerán después mi capacidad de transmitir los conceptos de buena calidad de vida, buenas maneras, buenas relaciones humanas, buena cultura, buena alimentación y buena forma que son propios del Método DeRose.

Sería natural que, al leer esto, la primera deducción fuera: ¡estamos frente a una auténtica workaholic! Pero no, no es así. Un placer conocerlos: están frente a Natalia, una persona que, simplemente, ama lo que hace y pone toda su pasión en ello. Y a partir de hoy, espero compartirlo con cada uno de ustedes.

Aumentá tu creatividad de adentro hacia afuera

La creatividad –la facultad de crear- está presente en cada acción humana, seamos o no conscientes de ello. Aun las acciones cotidianas, incluso aquellas que nos parecen más intrascendentes, pueden presentar la novedad de una forma distinta de hacer las cosas, otro camino, una opción diferente.

Alguna vez escuché decir que creativo es también quien lleva a cabo las tareas habituales de maneras nuevas, y me interesó en particular esa definición porque contiene el concepto de que cualquiera puede serlo, y huye del lugar común que supone que la creatividad está circunscripta al mundo del arte.

Como individuos podemos sentirnos más o menos innovadores, aplicando esa capacidad en nuestro trabajo, estudio, actividad deportiva o vida social; podemos (o no) exponernos a ciertos desafíos que nos estimulen en ese sentido. Pero lo que es cierto sin lugar a dudas es que ésta es una habilidad que se puede desarrollar.

[one-half]Hay ciertos estímulos externos que favorecen la expansión creativa. Por mencionar sólo algunos, viajar, leer, asistir a exposiciones de arte, conciertos y los que consideramos aún más enriquecedor es: las amistades, las conversaciones, el intercambio de experiencias con otras personas. En este sentido, el Método DeRose, que es un entramado de conceptos y técnicas, brinda un contexto propicio para las buenas relaciones humanas. Las escuelas son ambientes de buena educación, donde la charla amena prospera, enseña y motiva.

[/one-half]

[one-half last]social[/one-half]

De adentro hacia afuera

No dejemos de tener en cuenta los factores internos que estimulan la creatividad: cuando se conjugan los buenos hábitos con una oxigenación cerebral aumentada, podemos encontrar dentro de nosotros fuerzas encubiertas, se liberan potencialidades latentes y alcanzamos niveles superiores en cada cosa que emprendemos.

Nuestra voluntad posee el recurso definitivo: un estado de pleno bienestar que se refleja no sólo en la capacidad de iniciar proyectos sino también en la fuerza, la constancia y la resolución necesarias para llevarlos a feliz término.

Existen técnicas específicas que aprovechan y estimulan estos factores: desde la mentalización hasta respiratorios que hiperoxigenan. El conjunto de estas técnicas brinda energía excedente que se puede usar, por ejemplo, para ser más creativo.

Hay un campo donde la creatividad no tiene gran prensa pero sí un valor inestimable: las relaciones interpersonales. Consideramos sumamente inteligente evitar cualquier tipo de conflicto con otros seres humanos, y hacerlo de forma tal que se tenga en cuenta el valor intrínseco de cada persona y que nadie ceda o se rebaje ante la posición del otro.

En este sentido, según menciona DeRose, más fuerte que el que vence es el que consigue no confrontar. Para esto, poseer una autoestima en su punto justo es vital. La inventiva aquí se aplica a elegir el tono de voz, la expresión y las palabras que van a transformar un conflicto en dos sonrisas. La buena noticia es que esto también puede ejercitarse.

En el trabajo, la creatividad se manifiesta a través de la toma de decisiones y la resolución de problemas, e implica ser capaz de ejercer el pensamiento lateral que encuentra soluciones que superan lo esperado. Pensemos por un segundo en la importancia que reviste mantener un clima laboral descontraído, agradable, amistoso, sin ceder ni un ápice de buen humor. A veces, tendremos que apelar a todos nuestros recursos para conseguirlo. ¡La energía extra que mencionábamos antes también puede utilizarse para esto!

[one-half]creativity 2[/one-half]

[one-half last]Finalmente, es fundamental reconocer el valor de la creatividad en el ámbito artístico: la manifestación de lo más íntimo, a veces incluso sin la participación del intelecto: intuición pura, expresión máxima de la sensibilidad que nos define humanos.

Tomando prestadas las palabras del genial Pablo Picasso, “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”. La creatividad en el arte suele estar secundada por un método, por constancia, por trabajo y por disciplina (cualquiera sea el significado que cada uno quiera darle a esa palabra). Para eso, una voluntad férrea siempre ayuda. En nuestro Método cultivamos también ese valor.

[/one-half]

Así, nos gusta pensar que creatividad es una palabra amplia, que puede encastrarse en cada aspecto de la vida. Aun quien cree no poseerla precisa apelar a sus capacidades de innovar y producir de maneras diferentes para crecer en algún ámbito de su existencia.

Trabajar activamente para desarrollar nuestra energía creativa es, por qué no, una manera de mejorar nuestra calidad de vida.

×