fbpx
Blog

idea

Viewing posts tagged idea

Pensar para crecer

Este artículo forma parte de la serie 100 maneras de desarrollar alta performance en la cual te propongo incorporar el Método DeROSE a tu vida cotidiana. Si estás leyendo, es porque tal vez ya estés en contacto con nuestro Método, o al menos tenés interés en descubrir cómo potenciar todo lo que hagas: el trabajo, los estudios, tu deporte… ¡la vida!

Practicamos una filosofía que busca la evolución, ¿qué mayor placer que el de desafiarnos a hacer las cosas de un modo diferente?

14 de 100 | Pensar para crecer

Dondequiera que miremos hay problemas.
Cuanto más profunda es la mirada,
en todas partes hay soluciones.

Ray Bradbury, Zen en el arte de escribir.

Todas nuestras acciones comienzan como una idea. A veces, es consciente. Otras, simplemente nos encontramos actuando, sin haber detectado el pensamiento que fue punto de partida.

Siempre sentí curiosidad por ese momento clave, el gatillo que dispara comportamientos hacia una u otra dirección. La verdad es que la mayoría de las veces me resulta complicado identificar el germen mental de mis actos. Puedo, con un poquito de introspección, descubrir la emoción, la intención o el deseo desencadenante. Ahora, ¿el concepto inicial? Esa es la parte que más me cuesta.

Cuando empecé a poner foco sobre esto me hice una pregunta que todavía me sigue pareciendo válida: ¿cómo prestar atención a lo que ni notamos? El mejor resultado lo obtuve a través de un método que aprendí (y enseño), que encara este desafío mediante un trabajo gradual.

Percibiendo la respiración, trabando contacto con el ritmo cardíaco, identificando el esfuerzo de músculos que no habíamos percibido antes, podemos usar estos estímulos para desarrollar fuerza, flexibilidad, constancia y disciplina entre otras cualidades que exceden largamente el territorio de lo físico.

¿Cómo aprovechar esta posibilidad, esta semilla de acción en el pensamiento? Es muy simple: visualizando lo que queremos. Mentalizar es generar imágenes que pueden ser visuales, aunque también es viable usar los otros sentidos (olfato, tacto, oído). La imaginación es, en cierto sentido, una forma de mentalización. Lo increíble es que podemos recurrir a este mecanismo en cualquier momento y con cualquier objetivo, desde buscar un lugar para estacionar hasta hacer mejor cada cosa.

Al concientizar esta herramienta se devela una posibilidad que se expande en otras, infinitas: si ideamos lo que queremos conseguir, estamos marcando un surco, trazando un camino que después recorreremos con tareas en el plano de la realidad. Esto va a aproximarnos a nuestro objetivo. En otras palabras: sólo pensar no es muy útil, si no sumamos a eso la acción concreta.

¿Por qué fracasa la mayoría de las ideas?

En el mundo del emprendedorismo hay un dicho que dice que las ideas no tienen valor sin ejecución. Puede sonar un poco fuerte, pero es así.

No se trata de quitarle la importancia al proceso creativo y a pensar afuera de la caja. Ese tipo de actividades son de vital importancia para inspirar la innovación. Pero el llevar a cabo grandes ideas, convertirlas en realidad… eso es otra historia: como dijo Thomas Edison: Innovar es 1% inspiración y 99% transpiración.

Alguna vez escuche a DeRose, pedir que cualquier sugerencia para mejorar necesariamente tiene que venir acompañada de un ofrecimiento a llevarla a cabo.

El contexto que DeROSE Method proporciona es un ámbito ideal para emprender en ese aspecto; Se trata de una cultura que promueve el emprendedorismo, que proporciona herramientas técnicas para aumentar el foco y administrar las emociones y el stress.

En mi experiencia como desarrollador de software pasé por varias situaciones en las que me pidieron que firme acuerdos de confidencialidad (NDA) y me llevó un tiempo darme cuenta de lo innecesarios que son a veces.

Si la principal barrera de entrada a un negocio es que los competidores no lo conozca la competencia, entonces quizás no sea tan buena idea después de todo. Quienes vivieron durante los 90 seguramente recuerdan la proliferación de canchas de paddle en todo Buenos Aires. Las instalaciones eran tan poco costosas, y el mercado parecía tentador, pero a la larga la saturación de oferta llevó a la quiebra a casi todos los que quisieron emprender con esa idea.

Derek Sivers utiliza un enfoque más matemático para describir este problema. Si conseguimos ponerle un valor a una idea en una escala del 1 al 10, este valor no es más que un multiplicador en la formula Idea x Ejecución = Negocio.

A mí me gusta simplificarlo en los siguientes cuadrantes:

Visto así, la idea más brillante, con una pésima ejecución daría como resultado un negocio pobre, mientras que la unión de una idea brillante con una ejecución increíble, da como resultado algo muy interesante. Sentido común, ¿no?

Esa combinación de una buena idea y una buena ejecución son los principales ingredientes para lo que en el mundo del emprendedorismo se llama un Unicornio, debido a su rareza y lo inalcanzables que suelen ser.

¿Qué se necesita para una gran ejecución? Motivación (muchas veces esto parte de la idea), plan claro y objetivos (bajar a la realidad), equipo en sintonía (personas con quienes se comparte la visión y el trabajo de llevarla a cabo), foco (para no perdernos en el camino). Claro que hay muchos factores más que podemos considerar, pero ese es un buen comienzo.

×