fbpx
Blog

amistad

Viewing posts tagged amistad

De la mano

Me acuerdo que todas las noches, cuando era chica, mi mamá o mi papá me daban la mano antes de dormir. Sólo con el pedido, nombrando la palabra, y ahí estaba alguno de los dos. Todavía no entiendo cómo ni cuándo eso se tornó una costumbre, pero surgió y es algo que me acompaña hasta el día de hoy.

Darse la mano es más, mucho más que sólo ese acto. Darse la mano es sentir una compañía casi incondicional, es saber que hay alguien al lado en quien confiar.

Para mí, dar la mano también es ir de la mano. Significa ir caminando y por momentos ser guía y a veces ser guiado; y que me avisen si voy a tropezarme con algo, o si es mejor frenar y tomar otro camino.

Y es dar una mano, incluso sin tener que pedirla. Es saber que puedo contar con otras personas y ellas conmigo. Sin necesidad de decir nada.

Darse la mano es un acto sensorial. Es sentir el calor del otro cuando hace frío, es dar cariño y recibirlo, es juego y pasión, es amor y amistad, es un beso y una caricia.

Durante esos años de mi infancia, también llegaba el momento de soltarse; y esa era la parte más difícil. Aunque parecía que estaba dormida, no era así, y entonces cuando me daba cuenta que alguno de mis padres se alejaba, apretaba de nuevo su mano. Sabía que no iba a dormirme y que eventualmente iba a tener que soltar esa mano, pero también sabía que la noche siguiente volvería a estar ahí.

10 motivos por los cuales es MUY ARRIESGADO practicar el Método DeRose

Por Leandro Sosi
  1. Puede ser que dejes de reclamar a la vida. Si pretendés llegar a ser un anciano amargado y cascarrabias, acostumbrado a reclamar hasta por quien reclama demás, es mejor que te mantengas lejos de este método.
  2. Vas a contar los minutos que faltan para el horario de tu práctica, ya que no verás la hora de reunirte con personas divertidas, inteligentes y bonitas.
  3. Puede ser que comiences a sentir un inmenso placer en cocinar o alimentarte de cosas que jamás pensaste que pudieran ser tan sabrosas y, para tu sorpresa, ¡saludables! Mucho cuidado con eso.
  4. Probablemente comenzarás a sentir más disposición en tu vida diaria: te sentirás más fuerte y más flexible, dormirás mejor, absorberás información de manera más eficiente, respirarás mejor y disiparás menos energía.
  5. Tal vez comiences a controlar más tus emociones: cuando tu jefe te dé un reto homérico frente a todo el mundo, tal vez logres responder de una manera que hasta lo haga reír. Los días de estrés profundo pueden estar contados…
  6. Puede ser que tu nivel cultural aumente sustancialmente. Podrás sentir extrañas necesidades de ir más al cine, al teatro, a shows, conciertos, bares, cafés, viajar mucho más… Mucho cuidado con este cúmulo de estímulos, puede ser muy peligroso para tu vida social y para tu autoconocimiento. (¿A quién le gustaría conocerse mejor y aprender a tomar decisiones más interesantes en la vida..?)
  7. Tal vez te tornes una persona más civilizada, más educada… tal vez nunca más provoques una discusión en el tránsito o trates con grosería a un vendedor que está pasando por un día difícil. (Si estás pensando en no ser ese tipo de persona, olvidate.)
  8. Tu poder de concentración puede mejorar. (¿Para qué, si podés ser mucho menos eficiente en tu trabajo o en tu casa?)
  9. Tus relaciones afectivas y familiares pueden llegar a ser mucho menos complicadas. (¿Y eso, para qué? ¿No son mucho mejores los desentendimientos y las groserías?)
  10. Finalmente, tu vida puede cambiar. Si te tornás una persona más dispuesta e inteligente, fuerte, flexible, experimentada, educada, civilizada, que viaja y que tiene buenas relaciones… ¿cómo vas a conseguir motivos para reclamarle a la vida?

Aumentá tu creatividad de adentro hacia afuera

La creatividad –la facultad de crear- está presente en cada acción humana, seamos o no conscientes de ello. Aun las acciones cotidianas, incluso aquellas que nos parecen más intrascendentes, pueden presentar la novedad de una forma distinta de hacer las cosas, otro camino, una opción diferente.

Alguna vez escuché decir que creativo es también quien lleva a cabo las tareas habituales de maneras nuevas, y me interesó en particular esa definición porque contiene el concepto de que cualquiera puede serlo, y huye del lugar común que supone que la creatividad está circunscripta al mundo del arte.

Como individuos podemos sentirnos más o menos innovadores, aplicando esa capacidad en nuestro trabajo, estudio, actividad deportiva o vida social; podemos (o no) exponernos a ciertos desafíos que nos estimulen en ese sentido. Pero lo que es cierto sin lugar a dudas es que ésta es una habilidad que se puede desarrollar.

[one-half]Hay ciertos estímulos externos que favorecen la expansión creativa. Por mencionar sólo algunos, viajar, leer, asistir a exposiciones de arte, conciertos y los que consideramos aún más enriquecedor es: las amistades, las conversaciones, el intercambio de experiencias con otras personas. En este sentido, el Método DeRose, que es un entramado de conceptos y técnicas, brinda un contexto propicio para las buenas relaciones humanas. Las escuelas son ambientes de buena educación, donde la charla amena prospera, enseña y motiva.

[/one-half]

[one-half last]social[/one-half]

De adentro hacia afuera

No dejemos de tener en cuenta los factores internos que estimulan la creatividad: cuando se conjugan los buenos hábitos con una oxigenación cerebral aumentada, podemos encontrar dentro de nosotros fuerzas encubiertas, se liberan potencialidades latentes y alcanzamos niveles superiores en cada cosa que emprendemos.

Nuestra voluntad posee el recurso definitivo: un estado de pleno bienestar que se refleja no sólo en la capacidad de iniciar proyectos sino también en la fuerza, la constancia y la resolución necesarias para llevarlos a feliz término.

Existen técnicas específicas que aprovechan y estimulan estos factores: desde la mentalización hasta respiratorios que hiperoxigenan. El conjunto de estas técnicas brinda energía excedente que se puede usar, por ejemplo, para ser más creativo.

Hay un campo donde la creatividad no tiene gran prensa pero sí un valor inestimable: las relaciones interpersonales. Consideramos sumamente inteligente evitar cualquier tipo de conflicto con otros seres humanos, y hacerlo de forma tal que se tenga en cuenta el valor intrínseco de cada persona y que nadie ceda o se rebaje ante la posición del otro.

En este sentido, según menciona DeRose, más fuerte que el que vence es el que consigue no confrontar. Para esto, poseer una autoestima en su punto justo es vital. La inventiva aquí se aplica a elegir el tono de voz, la expresión y las palabras que van a transformar un conflicto en dos sonrisas. La buena noticia es que esto también puede ejercitarse.

En el trabajo, la creatividad se manifiesta a través de la toma de decisiones y la resolución de problemas, e implica ser capaz de ejercer el pensamiento lateral que encuentra soluciones que superan lo esperado. Pensemos por un segundo en la importancia que reviste mantener un clima laboral descontraído, agradable, amistoso, sin ceder ni un ápice de buen humor. A veces, tendremos que apelar a todos nuestros recursos para conseguirlo. ¡La energía extra que mencionábamos antes también puede utilizarse para esto!

[one-half]creativity 2[/one-half]

[one-half last]Finalmente, es fundamental reconocer el valor de la creatividad en el ámbito artístico: la manifestación de lo más íntimo, a veces incluso sin la participación del intelecto: intuición pura, expresión máxima de la sensibilidad que nos define humanos.

Tomando prestadas las palabras del genial Pablo Picasso, “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajando”. La creatividad en el arte suele estar secundada por un método, por constancia, por trabajo y por disciplina (cualquiera sea el significado que cada uno quiera darle a esa palabra). Para eso, una voluntad férrea siempre ayuda. En nuestro Método cultivamos también ese valor.

[/one-half]

Así, nos gusta pensar que creatividad es una palabra amplia, que puede encastrarse en cada aspecto de la vida. Aun quien cree no poseerla precisa apelar a sus capacidades de innovar y producir de maneras diferentes para crecer en algún ámbito de su existencia.

Trabajar activamente para desarrollar nuestra energía creativa es, por qué no, una manera de mejorar nuestra calidad de vida.

×